¿Por qué las videntes buenas y económicas son tan difíciles de encontrar?